Las 8 preguntas que no pueden hacerte en una entrevista y que no estás obligado a contestar.

La semana pasada charlábamos sobre aquellas preguntas que uno debía estar preparado a contestar en una entrevista laboral. Aquellas preguntas que indefectiblemente deben tener una respuesta rápida y concreta de nuestra parte y que todo potencial empleador espera de nosotros.

Sin embargo, como bien nos puntualizó Eleana en uno de los comentarios, algunos potenciales empleadores se aprovechan de la situación del recién llegado para hacerles ciertas preguntas que, según las leyes vigentes en Canadá, no debieran realizar. Son las preguntas que nos harán sentir incómodos, que no tienen relación alguna con la posición a la que aplicamos pero que sentimos que debemos contestar para no perder nuestra oportunidad.

En esta nota voy a tratar de ayudarlos aclarando cuales pueden ser algunas de esas preguntas y que podemos hacer en ese momento. Espero que les sea de utilidad!

Las 8 preguntas que no pueden hacerte en una entrevista y que no estás obligado a contestar.

  1. Preguntas sobre tu estado civil. “Estás casado/casada?”, “Planeas tener hijos en el futuro?”, “Cuánto gana tu esposo/esposa?”
  2. Preguntas sobre tu origen o nacionalidad. “De qué país vienes?”, “El inglés/francés es tu primera lengua?” (a no ser que el aviso de trabajo especifique claramente fluidez en el lenguaje), “Cuánto hace que llegaste a Canadá?”
  3. Preguntas sobre tu edad. No pueden preguntarte tu edad directamente. Si pueden preguntarte o requerir en el empleo que seas mayor de 18 años por ejemplo. Pero nunca preguntarte “Qué edad tienes?”
  4. Preguntas relacionadas con tu religión. Si te preguntan si vas a la iglesia o si existen feriados en los que no trabajes o días especiales en los que debas observar tu religión y no puedas trabajar… esa persona está haciendo una pregunta ilegal. Los empleadores deben esforzarse por proveerles a sus empleados la capacidad de poder observar su religión sin problemas.
  5. Preguntas referidas a alguna incapacidad física. El empleador debe poner a disposición del entrevistado la lista de tareas que se esperan que este pueda  realizar para cumplir con sus funciones. Así las cosas, no debiera tener que preguntar en una entrevista preguntas del estilo “Tenés alguna incapacidad que no te permita hacer este trabajo?”, “Necesitas algo en especial que te ayude en tu tarea?” Si la discapacidad es obvia o el entrevistado la declara durante la entrevista, en ese caso sí el empleador puede hacer las preguntas que requiera necesarias.
  6. Preguntas sobre el pasado criminal. No te pueden preguntar ni siqueira si tuviste un tickjet por exceso de velocidad… Pero ojo, sí te pueden pedir un “crimina check” de la policía, un certificado de antecedentes policiales.
  7. Preguntas sobre tu estado financiero. A tu futuro empleador no le interesa si alguna vez estuviste en bancarota o si sos dueño de tu casa o si alquilás o si alguna vez estuviste en la ayuda social. No pueden hacerte preguntas relacionadas con esto.
  8. Preguntas personales. Preguntas del estilo “tenés amigos?”, “a qué club vas?”, “Cómo es tu vida fuerta de la oficina?” NO son del interés de tu potencial empleador.

Y que digo si recibo una pregunta ilegal en la entrevista?

Las recomendaciones que se hacen en estos casos son…

  • Primero que nada, permanecer calmo, no ponerse nervisos ni perder los estribos.
  • Si tenés alguna duda, o si te parece que pudiste haber entendido mal, pedí que te repitan la pregunta.
  • Amablemente, y con tu mejor cara de tonto, le repreguntas “No creo comprender como esta pregunta se relaciona con el puesto” o “Es una pregunta relevante para las calificaciones necesarias para este trabajo?” Si el entrevistador se dió cuenta de la indirecta, se va a ver obligado a corregir su pregunta.
  • Podés elegir no contestar y, amablemente, mandarlo a freir plátanos diciendo “No creo que esta pregunta sea apropiada o tenga que ver con la posición” o algo parecido.

En todo caso, la elección final es tuya. La presión que uno se pone para conseguir trabajo siemrpe es mucha, queremos dejar nuestra mejor impresión y, ante todo, no queremos crear en la entrevista un clima tenso.

Finalmente, antes de decidir si contestás esa pregunta o no, pensá si realmente querés trabajar para una empresa que, desde el vamos, te demostró que es capaz de transitar el camino de lo ilegal y faltarte el respeto. No te parece?

Fuente: The Sideroad, Settlement.org, Mazemaster 1 y 2

Bonus track en el sidebar: Spence 1×17: Letterman, Illegal Job Interviews and More Post

Sígueme en

Guillermo Ziegler

Guillermo Ziegler es el Editor de Los Ziegler en Canadá y Consultor Registrado de Inmigración Canadiense Nro. R509846. Puedes contactarlo a través de su sitio web Ziegler Immigration Coaching, donde ofrece servicios profesionales de calidad para aquellos que, como él, piensen que es necesario un cambio en la Inmigración a Canadá.
Sígueme en