Carta abierta al amigo que me pide ayuda

Estimado amigo latinoamericano,

Quería felicitarte. Has tomado la decisión de tomar el que quizás sea el paso más importante de tu vida: emigrar. No todos tienen el coraje y la determinación de hacerlo y menos gente aún quiere tomarse el tiempo de investigarlo. Realmente te felicito.

Quería darte la bienvenida. Todos los días recibimos cientos de nuevos visitantes que, por esas cosas de Google y el destino, aterrizan por aquí sin quererlo. Con suerte, serás otro más que prefiera quedarse con nosotros.

Quería orientarte. Pronto harán cinco años que comenzamos este blog y ya hemos superado los dos mil artículos. Soy consciente que recorrerlo de punta a punta es muy trabajoso… aunque algunos lo han hecho! Sé que hay mucha información y puede llevar tiempo y esfuerzo encontrar lo que uno necesita… así que siempre trato de organizarla lo mejor posible! Es verdad! Para eso he puesto un buscador y te he preparado una guía para saber como utilizar nuestro blog. Te recomiendo que sea lo primero que uses. Espero que sea de utilidad!

Quería rogarte. Estoy seguro que tu situación debe ser terrible. Que no debes ver la hora de salir disparado de tu país hacia la que te han contado es “la tierra prometida”. Te mueres de ganas por pedirme que te ayude. Te entiendo… No hay problema, en el formulario de contacto puedes dejarme tu consulta. Pero te ruego, por favor, que leas las condiciones antes de escribir. Te lo ruego, realmente. No soy ni abogado de inmigración ni tengo idea de si puedes pedir refugio o no. De verdad!

Quería que hagamos un trato. Si llegaste hasta aquí y te tomaste el tiempo para buscar en Google sobre la vida en Canadá es por que realmente quieres hacerlo. Si me estás escribiendo por que crees que te puedo ayudar es por que realmente piensas que es así. Entonces, hagamos un trato. No me mientas. No quieras venderme cosas que no son o situaciones desesperadas o novelas rosas de paz y amor. No me cuentes de tus lindos niños ni de tu esposa embarazada. No me digas que no puedes comprarte un ventilador en tu ciudad en la que hace 50 grados a la sombra. Vamos derechito, al punto y con la verdad. Cuando termines de escribir, un “Gracias” no estaría mal. Vas a ver que bien pueden salir las cosas!

Quería advertirte. No tengo todas las respuestas a todas las situaciones lamentablemente! Pero una vez que tu pregunta está en mis manos, voy a hacer con ella lo que mejor me parezca. Voy a enviársela a otra persona que me parece te puede ayudar. Quizás la exponga a los lectores por que creo que debe haber entre ellos personas que tengan la respuesta correcta para tí. O quizás la borre de mi casilla de correo. Si te contesto, no puedo decirte cuanto tiempo me voy a tomar para hacerlo.Pueden ser unas horas, unos días, unas semanas… Quién sabe! Quedas advertido!

Quería recordarte. Quizás no lo hayas tenido en cuenta, puede pasar… Uno se enfrasca tanto en sus cosas que puede llegar a pasar por alto algunos detalles! El asunto es que yo no vivo de este blog! Es apenas una pasión a la que le dedico mucho más tiempo del que debería pero nada más que eso. Tengo un trabajo formal que me da de comer… y una hermosa familia que atender y con la cual compartir parte de mi tiempo. El día que me dedique a este blog como negocio 100%, recién ese día, me vas a poder demandar una rápida respuesta o que te consiga un trabajito simple de 12 a 14 dólares la hora. Mientras tanto, no me traslades tus deberes y responsabilidades.

Te deseo mucha suerte,

Tu amigo Guillermo.

Pic by Dmitry Kichenko

¿Quieres recibir más contenido como este?
Déjanos tus datos aquí